volver atrás NOTICIA 12/12/2008
llanesnet 


 
 
El libro de Rodríguez- Vigil sobre los montes comunales de Llanes abre la puerta a una nueva gestión de este patrimonio.

La Casa de Cultura de Llanes se quedó pequeña para acoger a todos los interesados en asistir a la presentación del libro Los montes comunales de Llanes en el horizonte del siglo XXI, obra de Juan Luis Rodríguez-Vigil, que tuvo lugar el pasado viernes 5 de diciembre.
Acompañando al autor estuvieron la alcaldesa de Llanes, Dolores Álvarez Campillo; el representante de la Editorial Laria, Eduardo García, el director general de Política Forestal, Joaquín Arce; Kennedy Trenzado, coautor del libro; y Juan Ignacio Ruiz de la Peña, director de RIDEA .
El libro recoge un apasionante recorrido por la geografía y la historia del concejo, y un análisis preciso en torno a las potencialidades del sector forestal llanisco. Esta aproximación al origen, evolución, estado actual y perspectivas de la propiedad comunal municipal en Asturias está destinada a convertirse en una obra de referencia.
Juan Luis Rodríguez-Vigil, uno de los grandes expertos en esta área de trabajo e investigación, se ha encargado de los textos, y Kennedy Trenzado ha aportado la labor de documentación y acopio de datos. Además, la obra cuenta con un prólogo de José María Pérez González, «Peridis».
La regidora llanisca quiso destacar que se trata de un libro esclarecedor sobre la historia de Llanes y de sus montes comunales: «El resultado es un texto clave que abre puertas a una nueva gestión de los montes de la geografía asturiana».
Rodríguez-Vigil reconoció que el mundo de los comunales asturianos es muy difuso por su dimensión geográfica y aconsejó una reflexión sobre el. Los datos reflejan que suponen el 30% de territorio del Principado y en el caso de Llanes más del 50%. Sobre el municipio explicó que, quitando algunas pequeñas superficies objeto de enajenación en subasta pública, todo lo demás ha llegado intacto hasta hoy, gracias a la gestión descentralizada de carácter parroquial que se realizó sobre los comunales, «una gestión muy eficaz y ordenada que llevó a la identificación estrecha de los vecinos con esas propiedades. El lado negativo de esta gestión es que el Ayuntamiento no ha podido ordenar con criterios modernos esos montes».
El investigador alabó la labor del Ayuntamiento por no haber cedido a las presiones y a la especulación como ocurrió en municipios como Gozón, Candás o Carreño que acabaron en manos de la burguesía local, de familias poderosas. «Hay que repudiar la enajenación de bienes comunales que algunos Ayuntamientos venden de manera irresponsable acabando con el patrimonio. En Llanes no ha ocurrido y eso da asiento a una política de futuro que hay que vincular con el paisaje. Los comunales son elementos determinantes en ese paisaje».
Entre las soluciones propuestas por Rodríguez-Vigil en su libro, y teniendo en cuenta que en la actualidad la propiedad comunal del concejo se extiende por una superficie de algo más de 14.700 hectáreas, se encuentra la de crear una ordenanza municipal que disponga la situación de los bienes comunales del concejo con horizonte nuevo, el del siglo XXI, que plantea requerimientos muy distintos ya de los que en el pasado determinaron los usos y aprovechamientos de esas propiedades. También recomienda que se revaloricen bastantes de los montes comunales que están abandonados y corren en riesgo de convertirse en áreas inútiles para los intereses económicos de los vecinos ganaderos. Además de los profesionales de la ganadería, también es necesaria una nueva gestión del espacio comunal orientada a dar satisfacción a los nuevos intereses de la población del concejo ligados con el ocio y el deporte, como por ejemplo los campos de golf.
En el caso de que no existan ganaderos para aprovechar los montes, deberían buscarse soluciones alternativas recreativas, deportivas de ocio o incluso para el secado y clasificación del ocle.
En el libro se insiste en la necesidad de cambiar la legislación vigente en la que se establezca con claridad las obligaciones de los vecinos y el plazo de vigencia del arrendamiento, que no debería superar los 10 años. Cuando no existan explotaciones ganaderas en los pueblos, que tengan tradicionalmente derecho al aprovechamiento del comunal, debería poder adjudicarse a otros ganaderos del municipio.
En lo que respecta a las áreas forestales debería procederse con urgencia la sustitución de la vegetación integrada por cultivos arbóreos industriales, principalmente el pinus radiata y el eucaliptus globulus por especies autóctonas de mayor nobleza adaptadas al medio. Como complemento a estas actuaciones se uniría la construcción de una red de caminos o sendas que permitieran atravesar los bosques del concejo.
12/12/2008

 

volver atrás 
    
Ultimas Noticias

 

Estas Noticias se actualizan semanalmente, de suceder una noticia o acontecimiento importante Llanesnet realizara un seguimiento On-Line.

Los textos y fotos de las noticias son propiedad de El Oriente de Asturias y EXO